lunes, 24 de octubre de 2011

Oido Medio I

Hola a todos en este post hablaremos sobre la anatomía del oído medio que dividiremos en varias parte por su extensión, ya que es la parte del oído en la que el sonido comienza a procesarse a través de las estructuras que allí se encuentran.

OÍDO MEDIO

El oído medio es una cavidad aérea, excavada en la porción petrosa del hueso temporal, formada por tres partes comunicadas entre si, que son la caja del tímpano, el contenido de esta, y las cavidades neumáticas accesorias.

En el centro se encuentra la caja del oído medio, mas conocida como caja del tímpano que comunica, por delante con la rinofaringe o nasofaringe a través de la trompa de Eustaquio, y por detrás, con las mastoides. Es por esto, por lo que se puede considerar a las fosas nasales, la rinofaringe, la trompa de Eustaquio, el oído medio y la mastoides un sistema neumático relacionado anatómicamente.
La forma en que el oído medio transmite el sonido desde el oído externo al interno, tiene como fin evitar una dispersión de energía sonora.
  1. Sistema tímpano-osicular
El tímpano está situado en el fondo del CAE. Habitualmente tiene una forma elíptica, con el gran eje vertical, estando orientado hacia abajo, hacia adentro y hacia delante.


Sistema tímpano-Osicular

Podemos distinguir dos partes de dimensiones distintas, la pars tensa que ocupa el 90% del tímpano y la pars fláccida, situada en la porción más superior.

La pars fláccida se distingue de la pars tensa por su constitución. Esta ultima esta formada por tres capas: la externa (epidérmica), la media (fibrosa) y la interna (mucosa); en la pars fláccida desaparece la capa fibrosa, pero ello no significa que este totalmente desprovista de fibras.

Además de una constitución distinta, la pars tensa y la pars fláccida tienen diferentes formas de fijación a las paredes óseas que las rodean. Así, en la pars tensa, el tímpano esta inserto en un surco óseo (surco timpánico), que se halla mejor definido en sus partes anterior e inferior. En el surco timpánico las fibras de la capa intermedia se espesan y tienen una disposición particular que da origen al anillo fibroso de Gerlach.

En la pars fláccida, además de la ausencia de una capa fibrosa completa, se ha de señalar la inexistencia del anillo fibroso y del propio surco. Por todo ello, no se puede considerar la existencia del anillo fibroso y del propio surco. Por todo ello, no se puede considerar la existencia de una verdadera inserción timpánica, hecho que tendrá enormes repercusiones en la fisiopatología de las otitis medias crónicas, en particular de la colesteatomatosa.
De la distinta constitución del tímpano van a resultar alteraciones en su coloración, que son de gran importancia para la interpretación de las otoscopias.


Tímpano Normal

El tímpano establece relaciones íntimas con la cadena osicular, fundamentalmente con el martillo. El martillo, en el que distinguimos la cabeza, el cuello y el mango, presenta, además, dos pequeñas apófisis. De éstas, la apófisis externa (o apófisis corta) destaca al hacer procidencia en la cara externa del tímpano.

Del cuello del martillo nace otra apófisis, la larga o anterior, en la que se inserta el ligamento anterior del martillo, considerado como el punto principal de fijación de este osículo.

La cabeza está situada en el compartimiento superior de la caja (el ático) y se articula con el cuerpo del yunque, contribuyendo a la división del ático en dos espacios.

El mango del martillo, que clásicamente se considera incluido en el espesor de la membrana timpánica, termina en una formación ovalada y achacada, que es la espátula.

Con relación al mango, conviene señalar la inserción, en su extremidad superior, del tendón del músculo del martillo, que junto con su meso contribuye a la formación del diafragma interaticotimpánico.

En el yunque, además del cuerpo, distinguimos dos apófisis. De éstas, la apófisis corta se dirige hacia atrás, en dirección al aditus ad amtrum, estando fijada, por su ligamento posterior, a la foseta incudis; la apófisis larga tiene un trayecto vertical y termina en una apófisis (apófisis lenticular), que se articula con la cabeza del estribo.

Este osículo está constituido por una base (platina), por dos ramas (anterior y posterior) y por una cabeza, provista de una superficie articular para la apófisis lenticular del yunque (tacícula). El tendón del músculo del estribo se inserta junto a la cabeza, siendo uno de los elementos de fijación de este hueso; el otro es el ligamento anular, que fija la platina al borde de la ventana oval.


Cadena de huesecillos

En el siguiente post hablaremos de de otra parte del oído medio que es la caja de tímpano. Si teneis alguna duda o quereis que lo amplie solo teneis que comentar.

1 comentario:

  1. Maricarmen, nos gustaría que nos dieras más información sobre los audífonos. Muchas Gracias.Es muy interesante tu blog.

    ResponderEliminar